¡Decoremos esas paredes!

No sé si les pasará a ustedes, pero a veces a mi me sucede que me complico la vida completa cuando pienso en como decorar un espacio. Si son de los mismos, este post les vendrá como anillo al dedo, que hoy traemos una idea rebonita para hacer y decorar alguna de nuestras paredes regalonas sin complicarnos haciendo ecuaciones de segundo grado o formulas que serían dignas de la NASA y vaya a saber uno de qué más. No, para nada, a nosotros nos gustan las cosas sencillas y resultonas que no nos ocupen días y semanas en terminar, porque a menos de que ese sea el trabajo de alguno de ustedes, en estos tiempos nadie tiene tanto tiempo disponible como para invertirlo en grandes y complicados proyectos.

Ispydiy_wallhanging21

Y hoy la cosa se nos va de paredes, porque no falta esa pared en la que no tenemos idea alguna de qué colocar para darle un poco de vida a la pobre y ya no tenerla tan abandonada, y qué mejor que hacer una linda decoración con un lindo colgante de lana. Lo único que tenemos que hacer es escoger nuestros colores favoritos y manos a la obra, que en un dos por tres tendremos una hermosa decoración de lo más original, así que si les interesa saber como hacerlo, vamos a por ello, que les explicamos a continuación los pasos a seguir.

Materiales:

– Tubería de cobre o una varilla de madera (también puedes coger una ramita de un árbol, de esas que están en el suelo)
– Lanas de diversas tonalidades (la cosa es ponerle color a esa pared, así que nada de timidez con esos colores)
– Tijeras
– Cuerda

Paso 1: Luego de escoger los colores con los que trabajaremos (aquí la timidez no se vale, es el momento de probar con diferentes colores, grosores y texturas, así que échale ganas) debemos escoger un patrón a seguir. Si lo deseas primeramente puedes hacer un boceto de como te gustaría que quedara tu tapiz para así luego ir colocando tus colores según lo que ya tenías pensado.

Paso 2: Una vez ya tengas pensado tu patrón a seguir, corta las lanas de la longitud deseada, mientras más larga la varilla, deberías dejar una mayor longitud para guardar las proporciones, pero como en todo lo que tienen que ver con el mundo del hecho a mano y el do it yourself, la cosa va  de prueba y error, así que no te preocupes tanto, que la idea es pasar un buen rato y llegar a un resultado bonito sin sufrir en el proceso. Cuando cortes las lanas debes considerar el largo deseado y dejar el doble de este para que queden del largo real que a ti más te guste, y  no te preocupes de inmediatamente darle los distintos largos según quieres que se vea el resultado final, eso se arregla luego. En el caso de el tapiz que mostramos acá se cortaron tiras de apróximadamente 1,82 mts. de largo.

Paso 3: Una vez cortada toda nuestra lana, llegó el momento de comenzar a armar nuestro tapiz, por lo que debes envolver tu varilla con la lana, para hacer que esto quede bien debemos, con nuestra lana doblada por la mitad pasar por lo que consideraremos la parte de atrás de nuestro tapiz, luego, formando un bucle, como se ve en las fotografías de abajo, pasaremos ambos extremos de nuestra lana por este bucle tirando y apretando para terminar la primera franja. Así de fácil y sencillo lo haremos con todas nuestras demás tiras hasta llenar nuestra varilla.

Paso 4: Con cada nueva tira de lana que coloquemos, debemos empujar nuestra nueva tira al lado de la anterior, cuanto más apretada quede nuestra configuración, mucho mejor se verá nuestro resultado final, ya que nuestro lana sentará mejor y el tapiz se verá más lleno. Si deseas hacer una colección, puedes repetir u omitir colores a medida que avanzas en la construcción de tu tapiz para de este modo crear rayas de colores más gruesas o delgadas. Experimenta, no hay manera correcta o incorrecta de combinar los colores así que a divertirse y probar.

Paso 5: Ya una vez terminamos de colocar toda nuestra lana y nuestro tapiz se ve de forma satisfactoria, llega el momento de darle el toque final. Con un par de tijeras bien afiladas corta a través de los extremos del colgante más irregulares para emparejar todo, como en un corte de pelo. Luego ya depende de la forma que quieras darle. Puede tener un fin recto o en ángulo, prueba diversas terminaciones para darle un look más divertido. Por último no olvides enrollar tu cuerda alrededor de ambos extremos de la vara para poder colgar tu tapiz donde más te guste.

 Y ¡Tachan! ya tienes un hermoso tapiz colgante para darle vida a esa pared. Como les dijimos, es un proyecto fácil y entretenido en el que también podemos incluir a los niños para que hagan sus propios tapices y decoren sus piezas.

Ispydiy_wallhanging_steps

Como siempre les deseamos un hermoso día.

Este post es original y traducido desde el blog Ispy diy

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s